• Pueblos y comunidades indígenas y campesinas de Brasil, Ecuador y Perú expondrán sus situaciones de vulneración de derechos al Territorio ante la Audiencia
  • REPAM, red integrante del VIII FOSPA, estará también presente en las audiencias

El próximo viernes 17 de marzo a las 12:15 (hora de Washington) 11:15 (hora de Quito), en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, tendrá lugar la audiencia sobre El Derecho al Territorio de las Comunidades Indígenas y Campesinas en la Panamazonía.

La audiencia solicitada por organizaciones de la sociedad civil es abierta al público. Participarán líderes indígenas, miembros de la Red Eclesial Panamazónica – REPAM, del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), de la Confederación Latinoamericana de Religiosos y Religiosas (CLAR), de Cáritas de América Latina y el Caribe, de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, entre otras.

La audiencia ordinaria número 601, se desarrollará en el Edificio de la Secretaría General de la OEA, Piso TL, Salón Padilha Vidal. Será transmitida al mundo en la web: www.cidh.org Igualmente, podrá seguirla víawww.twitter.com/CIDH y en el canal: www.youtube.com/CIDH

Esta actividad es parte de un proceso de Formación en Promoción, Defensa y Exigibilidad de Derechos Humanos que la REPAM acompaña en los países amazónicos. Monseñor Pedro Barreto, Vicepresidente de REPAM y representante del CELAM iniciará la intervención de los oradores.

Luego, desde Brasil, participarán representantes de la comunidad campesina de Buriticupú (MA), a quienes les afecta la concesión de sus tierras a la actividad ferroviaria para la extracción de minerales. De la Amazonía ecuatoriana llegan indígenas y campesinos de Tundayme, afectados por los intereses de empresas mineras de oro y cobre que les ha provocado contaminación de ríos y desalojos forzosos de sus lugares de vivienda. Igualmente, presentarán su caso, las comunidades indígenas Awajún y Wampís del departamento de Amazonas en Perú, a quienes se pretende despojar de parte de su territorio. El pueblo indígena Jaminawa Arará, ubicado en el estado de Acre al noroeste de Brasil reclama con urgencia la demarcación de sus territorios, para poder vivir con seguridad y no ser víctimas de saqueo o invasión de sus tierras.