Petición de firmas: Conflicto de interés, Convención Marco Cambio Climático (CMNUCC)

0
524
Solicitud de apoyo a carta desarrollada por Corporate Accountability International sobre la necesidad de generar mecanismos de discusión de políticas vinculadas al cambio climático que eviten influencia de los intereses de las corporaciones transnacionales de los combustibles fósiles.
La carta está en inglés y en español
Enviar adhesiones y consultas a Yul Francisco Doradoydorado@stopcorporateabuse.org, Director para América Latina de Corporate Accountability International. Además, si fuera posible, colaboren con la difusión.

Respetados Ministros y Ministras, delegados de los gobiernos.

Nosotros, los abajo firmantes, representamos organizaciones de América Latina comprometidas con la protección del planeta de los efectos devastadores del cambio climático. Juntos, ustedes y nosotros, debemos proteger nuestra gente y nuestro ambiente de las terribles consecuencias que trae consigo el cambio del clima global. El llamado que hacemos es a priorizar que se aseguren las más fuertes políticas posibles en materia de cambio climático. Para ello hay que empezar protegiendo las políticas y los procedimientos por medio de los cuales éstas son definidas, de los intereses económicos de las corporaciones transnacionales de combustibles fósiles. Les instamos, como delegados a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), a adoptar medidas que se basen en la evidencia científica y no en la conveniencia política, a fin de proteger el proceso de formulación de las políticas de su principal amenaza: Las corporaciones transnacionales de los combustibles fósiles.

El 31 de agosto en Bonn, Alemania, las delegaciones reanudarán las negociaciones internacionales del Grupo de Trabajo Especial sobre la Plataforma de Durban para la Acción Mejorada (ADP) de la CMNUCC. Las Partes en el Tratado estarán finalizando sus compromisos post-2020 en el proyecto de Acuerdo de París a fin de llegar a un firme acuerdo con miras a la 21ª Conferencia de las Partes (COP21) que se llevará a cabo en París, Francia, en noviembre de este año.

Les exhortamos a aprovechar la oportunidad de esta próxima reunión entre períodos de sesiones en Bonn (una de las dos negociaciones de la CMNUCC que quedan antes de la adopción de un acuerdo en París) para proteger las negociaciones sobre el clima de la influencia de los grandes contaminadores. A pesar del hecho que indica que las Partes están decididas a adoptar una fuerte política climática a través de un proceso conducido por éstas, la industria de los combustibles fósiles ha demostrado ser el principal obstáculo para el progreso: interfiriendo en el proceso de la CMNUCC para bloquear, debilitar y retrasar la política, fomentar la negación del cambio climático, impulsar soluciones falsas y continuar con el desastroso statu quo. Ha llegado la hora de poner límite a la influencia de los intereses creados, sobre todo cuando esos intereses creados amenazan el planeta y el futuro de nuestros hijos.

No hay mayor interés creado que el de la industria de los combustibles fósiles, las corporaciones que causaron el problema y continúan beneficiándose de él, difundiendo información falsa y oponiéndose a las soluciones reales para proteger sus ganancias. Desde la Asociación Mundial del Carbón anfitrión de una cumbre sobre el “carbón limpio” durante la COP19 a Shell, presentando en una reunión paralela anti-desinversión en COP20 a Exxon, financiando la negación climática a pesar de su comprensión de los riesgos del cambio climático desde 1981, estos grandes contaminadores están interfiriendo en la política climática en detrimento de un proceso conducido por las Partes para proporcionar soluciones reales.

Hace una década, la comunidad internacional puso límite a otra industria gigantesca, las Grandes Tabacaleras, por medio de la creación de un mecanismo legalmente vinculante en el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco, que sentó el precedente de sacar a la industria del cigarrillo de la formulación de las políticas públicas en el nivel nacional, esto debido a su conflicto de interés fundamental e irreconciliable con los objetivos de salud pública de este tratado internacional. Este poderoso precedente legal puede y debe ser aplicado como política en el contexto de la CMNUCC, empezando por el Acuerdo de París.

Al ustedes entrar en las rondas finales de las negociaciones del Acuerdo de París, les instamos a ser líderes y tomar medidas decisivas. Ustedes están en una posición privilegiada para introducir y apoyar un texto que proteja la formulación de una política climática en los planos internacional y nacional del ánimo de lucro de las corporaciones transnacionales de los combustibles fósiles. Ustedes pueden hacer esto por medio de: (1) reconocer explícitamente el conflicto inherente e irreconciliable de intereses de las empresas de combustibles fósiles con la formulación de políticas en materia climática y (2) protegiendo el escenario donde se desarrollen estas políticas (tanto en la CMNUCC como en sus países) de la participación de la industria de los combustibles fósiles y de aquellos que representan sus intereses. Con su liderazgo, podremos proteger la formulación de políticas sobre clima desde una industria que da prioridad a sus ganancias sobre la vida de las personas.

 

Dear Ministers,

We, the undersigned, are Latin American organizations committed to protecting the planet and our region from climate change. Together, we must protect people and the environment from the devastating harms caused by climate change. We call on you to prioritize securing the strongest possible climate policies. To do so, we must begin by protecting these climate policies and the processes through which they are decided from the profit motives of transnational fossil fuel corporations. We urge you, as delegates to the UN Framework Convention on Climate Change (UNFCCC), to enact policies not based on political expediency but based on science, to protect the climate policymaking process from the biggest threat to sound climate policy—transnational fossil fuel corporations.

On 31 August in Bonn, Germany delegates will resume the international negotiations of the Ad Hoc Working Group on the Durban Platform for Enhanced Action (ADP) of the UNFCCC. Parties to the Treaty will be finalizing their post-2020 commitments in the draft Paris Agreement to arrive at a strong agreement for the 21st Conference of the Parties (COP21) in Paris, France, in November of this year.

We urge you to use the opportunity of this next intersessional meeting in Bonn (one of two UNFCCC negotiations left before adoption of an agreement in Paris) to protect climate negotiations from the influence of big polluters. Despite the fact that Parties are determined to adopt strong climate policy through this Party-driven process, the fossil fuel industry has proven itself to be the main obstacle to progress: interfering in the UNFCCC process to block, weaken, and delay policy, foment climate denial, push false solutions, and continue the disastrous status quo. The time has come to limit the influence of vested interests, particularly when those vested interests threaten Mother Earth and our children’s future.

There is surely no greater vested interest than the fossil fuel industry—the corporations that caused the problem and continue to profit from it, spread misinformation, and oppose real solutions to protect profits. From the World Coal Association hosting a summit on “clean coal” during COP19 to Shell presenting at an anti-divestment side event at COP20 to Exxon funding climate denial despite understanding the risks of climate change since 1981– these big polluters are interfering in climate policy to the detriment of the Party-driven process for real solutions.

A decade ago, the international community took on another behemoth industry – Big Tobacco – and created a precedent-setting, legally-binding mechanism in the global tobacco treaty that removed the tobacco industry, because of its fundamental and irreconcilable conflict of interest with the public health goals of the treaty, from public health policymaking at the national level. This powerful legal precedent can and should be applied in the UNFCCC context, starting with policy in the Paris Agreement.

As you enter the final rounds of negotiations of the Paris Agreement, we urge you to be leaders and to take decisive action. You are uniquely positioned to introduce and support text that will protect policymaking at the international and national levels from the profit motives of transnational fossil fuel corporations. You can do this by (1) explicitly recognizing the inherent and irreconcilable conflict of interest of fossil fuel corporations with climate policymaking and by (2) protecting the climate policymaking space (at the UNFCCC and nationally) from participation of the fossil fuel industry and those representing its interests. With your leadership, we can protect climate policymaking from an industry that prioritizes profits over people’s lives.

Yours respectfully,