Perú otorgará USD 4.500 millones a Asociaciones Público-Privadas para el desarrollo de infraestructura

0
100

Fuente: Infobae

El gobierno ha intensificado el desarrollo de infraestructura en el Perú, anunciando planes para otorgar USD 4.500 millones  en contratos de Asociación Público-Privada (APP) este año, con el objetivo de impulsar el crecimiento y mejorar el potencial comercial del país.

En enero, Alberto Ñecco, Director Ejecutivo del organismo de promoción de inversiones Proinversión, dijo que la agencia estudiará concretar 18 contratos de APP para finales de 2018.

Entre los proyectos que se licitarán están los desarrollos portuarios en Salaverry y San Juan de Marcona, la modernización del ferrocarril Huancayo-Huancavelica, una planta de tratamiento de agua en el Lago Titicaca, una concesión de distribución de gas en el sur y nuevas líneas eléctricas en Niña-Piura, Pariñas -Nueva Tumbes y Tingo María-Aguaytía.

Esto eleva el número de APPs un 50% más que el año pasado, y representa un aumento de más del cuádruple en el presupuesto de gastos, lo que es indicativo del impulso que el gobierno quiere darle a algunos de los proyectos de mayor inversión, con el fin de registrar un mayor avance en el programa de infraestructura.

Durante los próximos tres años, Proinversión espera adjudicar contratos para ejecutar 50 proyectos adicionales, con un presupuesto combinado de USD 7.600 millones, que abarca sectores tales como transporte, riego, salud, educación y energía.

En cuanto al mediano plazo, Ñecco dijo que adicionalmente se estaban realizando estudios sobre la propuesta para construir un enlace ferroviario costero de USD 5.000 millones y una amplia red de gasoductos en el sur, con el fin de determinar si estos proyectos deberían incluir la participación del sector privado.

Se espera que la implementación acelerada de los desarrollos de Asociaciones Público-Privadas contribuya significativamente a elevar los volúmenes de inversión este año, según un informe publicado por la Cámara de Comercio de Lima en enero. Se prevé que la inversión del sector privado aumente en un 4,6%, mientras que los desembolsos de inversión del Estado experimenten un aumento pico de 10,2% a USD 7.900 millones, siendo el de infraestructura uno de los principales sectores beneficiados.

La modernización de la infraestructura logística impulsará la economía interna y el comercio

Se espera que la inversión planificada en los sectores de transporte, comunicaciones y servicios tenga un gran impacto en la economía doméstica y en el comercio exterior.

El 25 de enero, el FMI revisó su pronóstico de crecimiento económico para Perú en 2018, modificándolo de 3.8% a 4%, el más alto en América Latina.

Si bien se espera mantener los sólidos los volúmenes de exportación anteriores, el informe del FMI dice que la contribución de estos al crecimiento del PIB sería menor que en los últimos años, puesto que los nuevos desarrollos mineros importantes ya alcanzaron su capacidad óptima.

En cambio, el Fondo pronosticó que la demanda interna impulsaría la expansión económica, promovida por el programa de estímulo e inversión del gobierno.

Las partes interesadas locales están de acuerdo con esa proyección, y dicen que el desarrollo fluido de los proyectos de infraestructura, aunado a la estabilidad en términos de inflación, tipo de cambio y del sector financiero, serán factores importantes para lograr el pronóstico de 4%.

“Si estos elementos están en línea con la implementación de la cartera de proyectos de infraestructura, el país debería ser capaz de cumplir sus objetivos de crecimiento”, dijo Mario Farren, Gerente General de Citibank Perú, a OBG.

El programa de inversión también debería ayudar a despejar los cuellos de botella para el comercio. En un reciente panel de discusión patrocinado por OBG, los líderes empresariales de industrias enfocadas en la exportación identificaron el alto costo de la logística ­–resultante de las fallas en la red de infraestructura del Perú–, como uno de los principales desafíos para el comercio de exportación, así como un posible freno a la inversión.

Cerrar la brecha de la infraestructura es clave para reducir los costos de logística y mejorar la capacidad de exportación, a través de una mayor conectividad, dijeron los delegados en la reunión de diciembre en Lima a OBG.

La claridad de la ley APP estimula el interés de los inversores

El mayor interés en el programa de Asociaciones Público-Privadas por parte de los inversionistas se ha atribuido en parte a la implementación de reformas que han aumentado la claridad en los procesos de contratación y operación.

Las medidas, promulgadas en marzo del año pasado, establecen estándares más altos para la evaluación de los proyectos, asegurando que se realicen estudios para determinar si se necesita financiación estatal para ciertos desarrollos, y que se preparen informes ambientales y técnicos completos antes del lanzamiento del proyecto. Estos procesos deberían evitar apelaciones o retrasos costosos en la ejecución.

Asimismo, se incluyeron disposiciones más estrictas sobre licitación y supervisión, con cláusulas que impiden la subvaloración en el proceso de contratación, lo que permite bloquear los intentos de actualizar las concesiones después de que se hayan adjudicado.

Aumento de la inversión generará amplia actividad económica

Se espera que el programa APP proporcione beneficios económicos amplios, que abarquen más allá de las industrias de construcción y desarrollo.

Uno de los sectores beneficiarios se espera que sea el sector financiero, ya que los nuevos proyectos de construcción aumentarán la demanda de capital privado y público.

“Los proyectos de infraestructura contribuyen significativamente al desarrollo de la economía”, dijo a OBG Eduardo Torres-Llosa, Gerente General de la institución financiera local BBVA Continental. “El sistema bancario tiene la capacidad financiera, el capital humano y la disposición para participar en el desarrollo de tales proyectos. Además, el contexto global es favorable para recaudar capital”.

Además, es probable que el esquema planteado para el desarrollo de la infraestructura genere beneficios en la bolsa de valores, en la medida en que las empresas busquen atraer inversores institucionales, y que los fondos de pensiones y seguros busquen invertir en proyectos de más largo plazo.