Las conclusiones de la reunión de UNASUR en Uruguay: La integración regional a través de la infraestructura

0
113

Fuente: laprensa-latina.cu

El Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento (Cosiplan), de la Unasur, analizó en Uruguay las prioridades en esa materia para la integración regional y propone concretar 12 proyectos de conectividad en los próximos cinco años.

La cita, realizada entre el 11 y 13 de julio, reunió a delegados expertos y coordinadores nacionales de los países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y otras autoridades de los organismos financieros presentes. El encuentro estuvo enmarcado en el Plan de Trabajo 2017 y tuvo por objetivo actualizar los compromisos asumidos por los países miembros del Cosiplan en el Plan de Acción Estratégico 2012-2022 en materia de planificación e implementación de infraestructura de integración.

De igual manera, los asistentes revisaron el trabajo realizado en los últimos cinco años, a fin de adecuarlos al nuevo contexto internacional en el que hoy se encuentran los 12 países
suramericanos. Así mismo analizaron, adecuaron y validaron la Agenda de Proyectos Prioritarios de Integración (API) del Consejo, compuesta por 31 planes de alto impacto para la región, con una inversión estimada de 20 mil 149 millones de dólares.

Los delegados examinaron, además, el Plan de Acción Estratégico 2012-2016, resultado de ladiscusión y el consenso dentro del Cosiplan, y se presentó un estudio para facilitar la integración ferroviaria suramericana, financiado por el Fondo de Iniciativas Comunes de la Unasur y coordinado por Uruguay.

Todos los temas discutidos y definidos en la reunión de trabajo serán ahora presentados en
diciembre en Buenos Aires a los ministros de Obras Públicas de los países del bloque subregional para su aprobación.

Agenda de proyectos prioritarios de integración (API)

Del total de planes de conectividad que integran la Agenda de Proyectos Prioritarios de Integración, el encuentro de Montevideo definió que 12 se concretarán en los próximos cinco años, 14 para el 2027 y cinco volvieron a la Cartera de Proyectos.

En la versión preliminar de los planes a realizarse en cinco años se destacó que, aunque algunos individuales asociados a ellos están en la fase previa, 'todos están en ejecución y avanzan de acuerdo a su cronograma'. Estos son el Corredor Vial Caracas-Bogotá- Buenaventura/Quito; el Centro Binacional de Atención de Frontera Desaguadero y la Línea de Transmisión de 500 kilovatios (Itaipú-Asunción- Yacyreta).

También se incluyeron el Paso de Frontera Infante Rivarola-Cañada Oruro; el Gasoducto del
Noreste Argentino y la Conexión Porto Velho-Costa Peruana. Los que retornaron a la Cartera de Proyectos fueron: Acceso Nororiental al Río Amazonas; Corredor Ferroviario Bioceánico Paranaguá-Antofagasta y Rehabilitación carretera Caracas-Manaos (Brasil).

A ellos se sumaron, además, la Interconexión Ferroviaria Paraguay-Argentina- Uruguay y la
rehabilitación del Ramal Ferroviario Charberlaín-Fray Bentos.

En proyección para 2027 quedaron el Sistema de Conectividad de Pasos de Frontera Colombia-Venezuela; la Construcción del Puente Binacional Salvador Mazza-Yacuiba y Centro de Frontera; Conexión Oeste Argentina-Bolivia y la Ruta Boa Vista-Bonfim- Lethem-Linden- Georgetown, entre otros.

Plan de acción estratégico 2012-2022 

La presentación del estudio estuvo a cargo de consultores y el mismo fue catalogado por varios de los presentes como 'buena base' para elaborar un plan de acción. Los expertos preseleccionaron un total de siete proyectos a partir de los cuales se definirá la estrategia a seguir por los países de la región con vistas a lograr la integración ferroviaria suramericana.

Se tuvo en cuenta para la selección, la preexistencia de enlaces, aún si hoy están inactivos o activos nominalmente, porque hay infraestructura en parte recuperable, y la existencia de proyectos nacionales que incluyan líneas que pudieran integrar los corredores.

Otro criterio fue la existencia a lo largo del corredor de producciones afines al transporte
ferroviario, como cargas masivas de granos, minería, agroindustria e industria pesada, entre otras.

También que los mismos estuvieran vinculados a los grandes centros económicos regionales de cada país, su relación con los puertos oceánicos y donde confluyen los troncales del transporte marítimo mundial.

Esta iniciativa incluye a siete países suramericanos y cinco, los Estados del norte, quedaron
exceptuados: Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana y Surinam. Se explicó que estas cinco
naciones tienen sistemas ferroviarios de mucha menor extensión y no estuvieron tampoco
conectados, aunque no se descartó que a largo plazo pudieran tenerse en cuenta.

Los corredores ferroviarios potenciales identificados fueron el Bioceánico Central (Brasil, Bolivia, Chile y Perú); el Paranaguá-Antofagasta (Brasil, Paraguay, Argentina y Chile); el Paraguay Río de la Plata (Paraguay, Argentina y Uruguay) y Brasil Río de la Plata (Brasil, Argentina y Uruguay). También se incluyeron el corredor Bioceánico Brasil-Perú; el Trasandino Central (Argentina y Chile) y el Norte Sur (Bolivia y Argentina).

La Cartera de Proyectos del Cosiplan cuenta con 67 proyectos ferroviarios por una inversión
estimada en más de 47 mil millones de dólares.