El BAII pone el foco en Latinoamérica, socio comercial clave para Asia

0
149

El Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII), promovido por China para la construcción de proyectos de transportes y telecomunicaciones, planea aumentar la inversión en Latinoamérica, una región estratégica donde detecta muchas oportunidades.

Fuente: Investing.com

Por: Alejandra Olcese

“Especialmente en los últimos años, Latinoamérica se ha convertido en un socio comercial muy importante para Asia”, explicó hoy Laurel Ostfield, responsable de comunicación y desarrollo del BAII, en una entrevista con Efe.

Aunque inicialmente la entidad se creó para fomentar la construcción de infraestructuras en el continente asiático, ahora el banco mira a otras regiones como África o el continente latinoamericano, donde quieren financiar la construcción de “puertos, redes ferroviarias, aeropuertos o lo que sea necesario para facilitar el comercio”.

Ostfield destacó que la economía asiática “no puede permanecer aislada en una burbuja, necesita tener la red de infraestructura y conectividad adecuada que permita a su economía interactuar en el comercio con otras economías y regiones del mundo”.

La entidad ha dado la aprobación por el momento a siete países latinoamericanos (Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Perú, Venezuela y Bolivia) para que se conviertan en miembros del BAII, y estos ahora necesitan cumplimentar sus procesos internos para después destinar un volumen de capital a la compra de acciones del BAII.

Esta cantidad se calcula en función del producto interior bruto del país correspondiente, explicó la responsable.

Hasta que no se conviertan en miembros de pleno derecho, algo que Ostfield espera que ocurra “en poco tiempo”, el BAII no puede comenzar a financiar proyectos de infraestructuras en esos países, aunque ya está investigando cuáles son sus necesidades y en qué pueden ayudarles.

“Hemos tenido conversaciones e incluso hemos enviado personal recientemente (…) Estamos haciendo una gran búsqueda de información, estuvimos en abril en Argentina, donde nuestro presidente se encontró con líderes de Chile, Argentina, Brasil… para empezar a entender qué necesitan sus infraestructuras, cuáles son las prioridades, y ver dónde podemos trabajar juntos”, detalló.

Además de poner el foco en Latinoamérica, Ostfield apuntó a África como otro continente en el que el BAII ha detectado oportunidades.

“Es una historia similar a la de Latinoamérica, (África) se está convirtiendo en un socio comercial cada vez más importante y queremos ayudar en la facilitación de sus infraestructuras”, comentó, y agregó que “Kenia es uno de los países líderes en el continente africano”.

De este continente, el BAII ya cuenta con dos miembros (Egipto y Etiopía) y ha aprobado el ingreso de otros cuatro que están pendientes de pasar su proceso interno de ratificación (Kenia, Sudán, Sudáfrica y Madagascar).

La buena salud del comercio internacional es importante para la entidad, pues destina su inversión principalmente a la financiación de infraestructuras para promover los intercambios de mercancías, por lo que una potencial guerra comercial es algo que iría en contra de sus intereses.

Ostfield explicó que su labor es ayudar a sus miembros a mejorar en el comercio, y que se muestran “optimistas” porque creen que “la globalización y los acuerdos son parte del multilateralismo” y ellos se consideran un “banco multilateral”.

La responsable precisó que el BAII trabaja estrechamente con el Banco Mundial y, pese a que hay quien los considera competidores, su relación es de complementariedad.

“Somos competidores pero complementarios, es una distinción muy importante, porque cuando se dice competidores significa que luchamos entre nosotros, y no es el caso, estamos trabajando con una cooperación y colaboración muy cercana”, señaló.

Ambas entidades colaboran en proyectos de cofinanciación y comparten mucha información, añadió.

La sostenibilidad medioambiental es un pilar importante de la estrategia del BAII, que es consciente de la necesidad de construir lo que denomina la “infraestructura del futuro”, que deben ser sostenibles y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, de forma que los países cumplan con las normas del Acuerdo de París.

Aunque su foco ahora está en Latinoamérica y África, Ostfield reiteró que el BAII “está abierto a cualquier país” y que sigue estrechando la comunicación con sus miembros europeos, norteamericanos y asiáticos.