Crisis en Brasil: renunció la presidenta del banco de fomento BNDES

0
113
MARÍA SILVIA BASTOS (Foto: Wikipedia/Tomaz Silva/ABr - Agência Brasil)

Fuente: lavoz.com.ar

El gobierno del presidente Michel Temer sufrió hoy otra baja con la renuncia al cargo de la titular del estratégico Banco de Desarrollo Económico y Social (BNDES), la entidad financiera de fomento que se encuentra en discusión debido a los préstamos otorgados a empresas que cometieron fraudes y corrupción, como Odebrecht o el frigorífico JBS.

María Silvia Bastos, una ejecutiva del mercado privado, dejó el cargo por razones personales, luego de haber sido elegida para la función por Temer el año pasado en el inicio de su gobierno. La sucederá Paulo Rabello, hasta hoy jefe del Instituto de Estadísticas (IBGE).

“Ella presidió el BNDES de forma honesta, competente y seria”, dijo Temer en un comunicado, en el que indicó que el trabajo de Bastos “honró al gobierno y moralizó a un sector estratégico para el país, despolitizando la relación con el sector empresarial y eligiendo criterios profesionales y técnicos para la elección de proyectos a financiar”.

El BNDES es investigado en la Operación Bullish, que analiza irregularidades y fraudes en préstamos otorgados por los gobiernos de Luiz Inácio Lula da SIlva y Dilma Rousseff en el marco de su política de creación de “campeonas nacionales”, lo que convirtió a muchas compañías locales en multinacionales, entre ellas Odebrecht y JBS.

El dueño de JBS, Joesley Batista, en la grabación por la cual está investigado Temer, se queja de las trabas que el BNDES le está poniendo a sus pedidos de financiación.

La prensa económica venía informando de las quejas de los empresarios con el cierre de créditos de la entidad de fomento más grande de América Latina, que en la actual gestión cayeron un 36% en 2016 respecto de 2015.

El oficialismo negocia la apertura de una comisión parlamentaria para investigar los créditos que el BNDES en la era del Partido de los Trabajadores (2003-2016), época en la que se internacionalizó la empresa JBS, cuyos dueños, que delataron pago de sobornos a funcionarios y políticos, quieren mudar sus operaciones principales hacia Estados Unidos.