Han pasado más de dos años desde la realización de la primera edición del Foro de Participación Ciudadana (FPC) de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), realizado en la ciudad de Cochabamba, Bolivia y los puntos focales de los Estados miembros aún no han terminado de consensuar un documento de lineamientos para la convocatoria de la segunda edición. Clara evidencia de que la institucionalización de este espacio aún se encuentra en proceso de construcción.

1artboard-1

Hace unos días, estos representantes de los países miembros de Unasur se reunieron en la ciudad de Santa Ana de Coro, Venezuela, con la finalidad de no sólo determinar los Lineamientos para la convocatoria, sino también de definir la fecha y el lugar del próximo Foro, una agenda tentativa, la metodología de trabajo, entre otros puntos básicos. Con estas actividades, una vez más el concepto “participación ciudadana” vuelve a estar en el centro del debate; tal y como se menciona en el Tratado Constitutivo de la Unasur: una participación ciudadana que busca consolidarse a través de mecanismos de interacción y diálogo entre Unasur y los diversos actores sociales en la formulación de políticas de integración suramericana.

2artboard-1

La composición del FPC se estructura por los actores sociales nacionales y regionales (Ver: Composición a). Sin embargo, durante largos meses, la discusión giró únicamente en torno a la participación esta última clase de actores, a pesar de que la Presidencia Pro Tempore (PPT) Venezuela, en un afán de reafirmar las Directrices, se ha mantenido firme en que el debate no busca responder si las organizaciones regionales participan o no del Foro, sino de cómo éstas se integrarían a él. En relación a ello, se marcaron dos posiciones en torno a su integración, aspecto en el que finalmente se solicitó posiciones flexibles.
Luego de dos días enteros de discusión, se aumentó el número de participantes financiados para cada una de las delegaciones nacionales (de 10 a 11 representantes) pudiendo ser esta organización adicional una red regional, lo cual será decidido con total autonomía por cada uno de los países miembros de la Unasur. Otro punto generador de debate se concentró en los requisitos (duros y limitantes) que las organizaciones regionales debían cumplir para ser integradas dentro del espacio nacional, la posición de las delegaciones tuvo que flexibilizarse nuevamente con la finalidad de no restringir un espacio que debería ser realmente participativo .
Lineamientos para la Convocatoria del II FPC BORRADOR 7

3artboard-1

Siguiendo la línea del I FPC, la Coalición Regional por la Transparencia y la Participación reafirma la necesidad de que la sociedad civil se involucre mucho más con la Unasur, que a través de su Consejo de Infraestructura y Planeamiento (COSIPLAN) ha formulado una cartera de proyectos equivalente a  US$188 342 219 361. EL FPC representa una oportunidad para ejercer la ciudadanía regional y discutir qué estándares sociales y ambientales deben cumplir estos proyectos, y a su vez, realizar el seguimiento de su cumplimiento año a año. Es importante considerar esta puede ser la oportunidad de la sociedad civil suramericana de discutir comparativamente las mejores prácticas socioambientales de cada país miembro, llegando a acuerdos que pueden marcar nuevas rutas para la incidencia en la región.