A 10 años de la Declaración ONU sobre pueblos indígenas

0
334

Escriben: Jackeline Borjas y Diego Saavedra.

Programa Derechos y Amazonía – Derecho, Ambiente y Recursos Naturales

“Probablemente los pueblos amazónicos originarios nunca hayan estado tan amenazados en sus territorios como lo están ahora”[1], dijo el papa Francisco en su reciente visita al Perú. Y lo están, con el 40% de sus territorios sin titular, con niveles de desnutrición que alcanzan el 70%, con pueblos como el Nahua (en contacto inicial) cuya población mayoritariamente posee altos niveles de mercurio en sangre (60%), y con pueblos indígenas sin acceso a agua, a causa de derrames petroleros.

A 10 años de firmada la Declaración de ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas, como instrumento internacional que según la Constitución, “forman parte del derecho nacional”, el escenario no ha cambiado. Por el contrario, el Estado decidió centrar esfuerzos en medidas de carácter económico, promoviendo “flexibilización” normativa y priorizando la promoción de inversiones que en algunos casos se superpusieron a territorios indígenas, generando situaciones de conflicto. Mientras, la adecuación de instrumentos internacionales como la Declaración a la normativa nacional, sigue pendiente, como la implementación del derecho a la libre determinación o autogobierno de los Pueblos Indígenas.

Queda claro que es necesario mejorar el marco legal de las inversiones, sin que esto vulnere derechos. Por ejemplo, escenarios donde se exige el cumplimiento de derechos como la consulta previa a través de sentencias judiciales, revelan ciertas restricciones, en donde es necesario identificar normas de alcance internacional y velar por su adecuación como herramienta para el fortalecimiento de la institucionalidad nacional.

Publicado en la Revista Caretas, el 2 de marzo de 2018.

[1] Visita programada del 18 al 21 de enero de 2018. Estas palabras forman parte de su discurso en el “Encuentro con los Pueblos de la Amazonía” en el Coliseo Regional de Madre de Dios.